Davos: los juegos del hambre

0013970217

Por Javier Calabrese

Este año el gobierno Argentino volvió al foro económico mundial que desde el 1971 se realiza en la ciudad Suiza de Davos. Su última participación fue en el 2003.

Quienes vienen participando son aquellos que integran el gabinete del actual gobierno y hasta el propio Macri fue en calidad de jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el año pasado. Incluso el foro ha reconocido a Sturzenegger (actual presidente del Banco Central) en el 2005 como “joven líder global”, la misma distinción que le asignaron al actual ministro de Educación, Esteban Bullrich, en 2010.

Allí se reúnen las elites empresariales y políticas del mundo para teorizar sobre los problemas que este atraviesa, pero en la práctica el foro sirve de bisagra para concretar acuerdos entre corporaciones y jefes de estados que potencien las ganancias de los grandes capitalistas.

El foro es financiado por varias empresas miembros las cuales tienen como condición, para tener esta distinción, estar por arriba de los 5mil millones de dólares en facturación, claro que estas empresas son las que determinan la dirección del foro acorde a sus intereses y regiones. El resto de los participantes pagan entre 18.000 y 50.000 dólares su membresía.

Lejos de debates importantes y profundos sobre los problemas que acarrea el mundo, los jefes de estados y empresarios allí reunidos aprovechan el foro para mantener reuniones y acordar políticas e inversiones que permitan mantener en alzas las ganancia y el poder, como lo son las reuniones de Macri con el vicepresidente y el secretario de estado de los Estados Unidos o con Peña Nieto presidente de México y la canciller de la Unión Europea Federica Mogherini o los CEOS (presidentes de empresas) de importantes multinacionales que no faltaron en la agenda de Mauricio Macri.

Con los objetivos que ya ha manifestado Macri de “integrar a la Argentina” a la economía mundial, su viaje a Davos fue para mostrar que lo prometido en años anteriores se viene cumpliendo ahora que es presidente. En este sentido, está ajustando la economía Argentina acorde a los pedidos de las corporaciones y garantizando que el estado velará por sus intereses, si invierten en nuestro país, ya sea con despidos y/o represión.

Es en lugares como el Foro Económico Mundial, donde los trabajadores empezamos a perder, las políticas de ajuste que el gobierno de Mauricio Macri viene implementando como los despidos, los tarifazos y techos de paritarias son las conclusiones de este tipo de foros, donde las corporaciones determinan las políticas que deben seguir los jefes de Estado títeres que allí se reúnen.

Mientras las alianzas que se tejen allí prosperan en el mundo, los capitalistas siguen ganando más y los trabajadores más perdemos. La unión entre las organización políticas de los trabajadores a nivel nacional e internacional es más que necesaria para hacer frente a las políticas de hambre que en Davos se cocinan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s