Contra la criminalización de la protesta social

Por Julián Soriel

La década pasada….

  • 20 de octubre de 2010. En una manifestación de trabajadores tercerizados donde se exigía el pase a la planta permanente en la Línea Roca, Mariano Ferreyra recibió un disparo en el pecho producto de la represión de un grupo de afiliados a la Unión Ferroviaria, miembros de la burocracia sindical, y garantizada en su ejecución y retirada por la policía federal, en un notorio ejemplo de la represión tercerizada, utilizada por los gobiernos para hacerla más eficaz y con menos costo político que cuando directamente manda sus policías y gendarmes.
  • 7 diciembre de 2010. Más de tres mil familias tomaron el Parque Indoamericano y terrenos linderos, en Villa Soldati. Fue en reclamo de viviendas dignas, un derecho por el que no obtenían respuesta ni solución por parte del Estado. A partir de una denuncia del gobierno porteño, el 7 de diciembre comenzó un operativo para desalojarlos. Participaron efectivos de la Policía Federal, Gendarmería y Policía Metropolitana, quienes dispararon con gases, balas de goma y de plomo. La resistencia al desalojo y la represión continuaron durante largas horas. Hubo tres muertos: Bernardo Salgueiro, Rosemary Puña y Emilio Canaviri Álvarez
  • 30 de agosto de 2012. Manifestantes de agrupaciones de izquierda que exigían mejoras en el plan “Argentina Trabaja” cortaron la autopista Panamericana, a la altura de General Pacheco, mano a la Capital y generaron colas de hasta 16 kilómetros. El Gobierno reaccionó fuerte: mandó a la Gendarmería con perros, carros hidrantes, escudos y palos y, después de forcejear con los militantes, logró desalojarlos. El operativo estuvo encabezado por el secretario de Seguridad, Sergio Berni. Hubo 60 detenidos. en Campo de Mayo símbolo de la represión durante la última dictadura militar, luego de 24hs fueron liberados.

Y la lista puede continuar….(Fuentealba, Trabajadores de Las Heras, Lear, Cresta Roja, etc. etc.)

Cambia el pelo, pero no las mañas.

El nuevo gobierno (Cambiemos-Pro), puso en marcha la implementación de una serie de medidas de profundo corte neoliberal, por un lado,  la quita de retenciones ( impuesto a las exportaciones) a las grandes exportadoras de soja y otros cereales como Dreyfuss, Cargill, Nidera o Bunge para que sigan manteniendo sus millonarias ganancias, la cual priva al Estado de una sus principales fuentes de financiamiento, y por el otro la reducción de gastos echando trabajadores del sector estatal y quitando los subsidios a los servicios de luz y gas con su consecuente aumento. Es en este marco donde los conflictos (marchas, cortes, acampes, etc) se profundizan. La lucha por el mantenimiento de condiciones mínimas de existencia nos pone en alerta a todo el pueblo trabajador.

Es en este contexto que el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia convocó a una marcha el miércoles 27 de enero pasado, contra la criminalización de la protesta y la libertad de la dirigente Milagro Sala, quien sigue detenida por orden del gobierno de Gerardo Morales bajo la acusación de instigar a la violencia y a la sedición en un momento donde hay fuertes políticas de despidos en la administración pública nacional, las provinciales, municipales y en el sector privado. El día anterior y tras doce horas de detención, fueron liberados Rodolfo Aguiar, Secretario General de ATE-Río Negro y los dirigentes de la CTA, Jorge Rivamar y Jorge Alarcón, quienes fueron detenidos cuando participaban en una protesta por despidos de trabajadoras tercerizadas de la Universidad del Comahue. Inmediatamente distintas organizaciones sindicales, de derechos humanos, estudiantiles, sociales y políticas se hicieron presente en la Comisaría 31 para exigir la libertad de los referentes de la CTA, donde se vivieron momentos de tensión por la gran presencia policial. Participaron, además de ATE y CTA, referentes de UnTER (docentes), el diputado provincial de Neuquén, Raúl Godoy, ADUNC (docentes universitarios), delegaciones de y agrupaciones estudiantiles, sociales y de DDHH

La defensa de los puestos de trabajo, la lucha contra la criminalización de la protesta social, exigiendo la inmediata liberación de cualquier preso por luchar, la toma de conciencia que la no renovación de contratos (sistema de precarización profundizado por el gobierno K) son despidos encubiertos, y la defensa de nuestros salarios serán las tareas inmediatas en los próximos meses.

Pero la experiencia de mas de cien años de nuestra clase, evidencia claramente que la solidaridad, la organización y la lucha de las bases populares, son los límites para la represión y el ajuste del gobierno y la quietud y en algunos casos traición de las dirigencias sindicales. Por eso se hace imprescindible seguir apostando a un proceso político de construcción desde abajo, única garantía que este modelo de ajuste, despidos y represión del Pro, pueda ser derrotado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s